Saltar al contenido
Organizadores para Casa

Perchas

Mantener tus prendas de ropa favoritas bien lleva algo más de trabajo que una limpieza en seco. Colgar la ropa correctamente puede conservar su forma y mantenerla sin arrugas. Al seleccionar las perchas adecuada para tus prendas, puedes ayudar a tu ropa te dure mucho más.

En esta tienda encontrarás cualquier tipo de percha:

¿Qué tipo de perchas debo comprar?

1 – Para vestidos y tops.

Elije perchas forradas de tela y que estén acolchadas, protegerán tus vestidos más delicados y evitarás que se formen arrugas.

Si tienes tops o blusas hechas de telas delicadas, como encaje o seda, elije perchas de satén para evitar que tus prendas se enganchen o dañen.

Normalmente las perchas forradas tienen una estructura interna de madera o plástico.

Evita que los tirantes finos se deslicen de la percha utilizando perchas de plástico recubiertas de goma o terciopelo. Estos asegurarán que tus prendas más delicadas se mantengan perfectas, sin estirar los tirantes y estropearlos.

2 – Abrocha el segundo botón antes de colgar.

Abrocha el segundo botón de arriba de tus camisas y blusas para ayudarlas a conservar su forma y estructura del cuello mientras estén colgadas.

Las perchas de madera que siguen la forma del hombro son las mejores y evitarán que las costuras a lo largo de la parte superior de la camisa se ondulen.

Las camisetas más casual no necesitan ser colgadas a menos que prefieras hacerlo, simplemente dóblalas y guárdalas en tu cajonera.

3 – Cuelga vestidos y monos.

Usa perchas de madera o de plástico con agarres a los hombros para colgar monos o vestidos. Dobla los traje y vestidos con adornados con suavidad. Guárdalos en una caja de plástico para ayudarlos a conservar su forma.

El papel de seda evitará que las lentejuelas y adornos se rocen y dañen entre sí.

4 – Cuelga Blazers y abrigos deportivos.

Ayuda a tus prendas a mantener la forma usando perchas con muescas en los hombros. Estas perchas de madera o de plástico tienen una forma especial que hará que los hombros de tus prendas no pierdan la forma al colgarlas.

Evita el uso de ganchos en general, pero especialmente con estas prendas, harán que pierdan la forma. Estas perchas delgadas y sin relleno ejercen presión sobre las costuras delicadas y pueden deformar las prendas más pesadas.

5 – Cuelga abrigos.

Elije perchas de madera curvadas o gruesas de plástico para colgar tu ropa más pesada. Las perchas de plástico y alambre finas pueden doblarse con el peso de los abrigos.

Si el abrigo es muy pesado, ciérralo o abotónalo alrededor de la percha para ayudar a mantener la forma de los hombros.

6 – Cuelga los pantalones.

Cuelga tus pantalones usando perchas con clips a cada lado de la cintura. Si tus pantalones tienen una medida de cintura más grande, dóblalos por la mitad a lo largo de la costura central.

Si es posible, selecciona un percha con goma acolchada en el interior de los clips.

Las perchas múltiples para pantalones son una excelente manera de ahorrar espacio, pero pueden hacer que tus pantalones se arruguen más.

Dobla los pantalones sobre la la barra si no tienes perchas con clips. Dobla tus pantalones a lo largo del pliegue y enróscalos sobre la barra central de una percha de madera como método alternativo para colgar. Esto mantendrá el peso distribuido uniformemente.

7 – Cuelga las faldas.

Usa los clips para colgar tus faldas en la parte más ancha de la cintura en ambos lados. Para faldas adornadas con abalorios gruesos o bordados, dóblalas con un papel de seda para proteger los detalles y guárdalas en una caja de ropa.

Los clips estropearan los adornos, el uso de tejido ayudará a preservar mejor los detalles finos.

Evitar problemas comunes.

1 – Evita el uso de perchas de metal delgadas.

Mantente alejado de las perchas de alambre, que no tienen relleno y tienden a estirar y deformar la ropa. Las perchas de plástico o de madera son generalmente más gruesas y proporcionan mejor soporte a la ropa.

Las perchas gruesas de metal son más resistente a las de alambre, pero aún tienen el potencial de deformar la ropa en comparación con las de plástico o madera.

2 – Coloca en las perchas las camisas y blusas desde la parte inferior.

Pasa la percha por el hueco del cuerpo en la parte inferior de tu camisa y sube hasta el cuello.

Insertar la percha a través del hueco del cuello puede estirar y deformar la abertura del cuello.

Este método no es necesario para los vestidos escotados, ya que estos permiten una fácil inserción de la percha en la parte superior.

3 – Organiza tus accesorios con una percha mĂşltiple.

Mantén en orden tus bufandas, cinturones corbatas y otros accesorios utilizando perchas especiales multiusos. Esto evitará que tus accesorios se arruguen, además de mantenerlos ordenados y de fácil acceso.

Además de perchas, aquí encontrarás todo lo necesario para organizar tu hogar: